Durante mucho tiempo, la carga Break Bulk fue la más utilizada para transportar mercancías. Esto cambió con la llegada de los contenedores en el siglo XX, que actualmente transportan algo más del 90 % de toda la carga a nivel mundial.

El 10 % restante es demasiado voluminoso y debe ser transportado, completa o parcialmente, por fuera de los containers. Un ejemplo son las grandes piezas que necesitan movilizarse para la energía eólica. Es un complejo proceso que incluye mover y asegurar la carga, y en el que el transportista agrupa mercancías de diferentes clientes y tiene que manipular, almacenar, clasificar y embalar la carga para optimizar el espacio en el medio de transporte.

Con este método de transporte, se puede movilizar mercancía de gran tamaño como equipos de construcción, maquinaria de la industria petrolera, minera o de energías limpias, tuberías, motores o máquinas industriales, entre otros. También está relacionado con el envío de artículos pequeños empacados en cajas, barriles, jaulas o bolsas que van sujetas a pallets para asegurarlas.

Las cargas transportadas en este tipo de envío necesitan tecnología de punta para la carga y descarga de la mercancía, como acceso a transporte rodado o el uso de grúas especializadas en levantar gran cantidad de peso, para optimizar el proceso y que sea más rápido y eficiente.

Consejos para la carga

Este tipo de carga tiene muchas ventajas para el envío de determinados tipos de piezas, ofreciendo alternativas para el transporte de mercancías sobredimensionadas. Es clave contar con un equipo de expertos en trasladar cargas de grandes tamaños y hacer una planificación para cada caso.

El proceso de envío es manejado por la compañía de transporte o naviera, y se debe preparar todo con tiempo para poder sortear eventualidades y no afectar la fecha de entrega acordada. Aquí te dejamos algunos consejos para este tipo de carga:

  • Contar con la documentación necesaria donde se especifiquen las dimensiones de la carga.
  • Conocer el centro de gravedad de cada pieza.
  • Tener dibujos a escala.
  • Estudiar los puntos de elevación y las posiciones de eslinga.
  • Conocer los puntos de sujeción y la fuerza que necesitan.
  • Contratar personal especializado en Break Bulk.
  • Contar con plataformas que soporten el peso de la carga.
  • Elegir el material adecuado para el embalaje.
  • Definir los tipos de transporte que se van a utilizar en cada parte del envío; puede ser en buques, trenes o vía terrestre.
  • Para el transporte por tierra, se utilizan camiones modulares de plataforma baja.
  • Para el transporte en tren, se debe verificar que el país de destino cuente con red ferroviaria.
  • En el transporte vía marítima se utilizan buques sumergibles, buques multipropósito y barcazas.
  • Elaborar un plan de contingencias y hacer un seguimiento a la carga.
  • Encontrar un buen transportista, y más si se van a realizar más envío.

Una ventaja de este tipo de envío de mercancía es que es más eficiente ambientalmente, ya que se reducen los trayectos y el envío se hace con el medio de transporte sin espacios vacíos.

Este sector se ha visto beneficiado con la actualidad logística internacional y el crecimiento de los mercados en los últimos años, incremento que se frenó en gran medida por la pandemia. La crisis afectó las cadenas productivas y la elaboración de productos disminuyó, causando desabastecimiento de algunos bienes esenciales como fertilizantes, químicos y productos agrícolas. Lo que le da al sector una gran oportunidad de crecer movilizando ese tipo de productos.

Las inversiones en energías renovables como la eólica aumentan la oportunidad de mercado de este sector, algo que quedó demostrado con la gran acogida que tuvo el “Break Bulk Europe 2022”. Este tipo de carga se convertirá en una parte importante en las cadenas de suministro.